QUIÉN ES JESÚS PARA EL PADRE

Todas las cosas me son entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre; ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Mateo 11, 27

NADIE LLEGA AL PADRE SI NO ES POR MÍ

Debemos partir, con todo el respeto del mundo hacia tantas creencias que no compartimos, de un hecho muy claro, a saber, el Dios a quien Jesús nombra, ora y se dirige en sus meditaciones, no es el Dios del Antiguo Testamento, no es el Dios del pueblo judío. Esto que puede parecer un anatema no es sino una consecuencia de valorar las exigencias de un Dios y otro hacia su creación.

El Dios que se describe en el Antiguo Testamento no es el Dios a quien Jesús de Nazaret se dirige en sus oraciones

El Dios del pueblo judío es un Dios virulento, justo para quienes lo adoran y obedecen, pero exigente hasta tal punto de permitir cualquier acto cruel si se le desobedece. El Dios de Jesús, Abba, no tiene caracteres antropomórficos, sino, todo lo contrario, señala otra forma de encarar la relación hombre-Dios. Una relación que señala hacia el conocimiento del mundo, y, ante todo, hacia el conocimiento de Dios mismo. Si al Dios del pueblo judío había que conocerlo a través del temor y de los miedos que podía llegar a mostrar, al Dios de Jesús solo se le puede conocer a través del Amor. Las diferencias son grandes. Se pueden ver o no, se pueden intentar justificar o no, pero lo indudable es que no son el mismo Dios. Tan es así, que no podemos olvidar las grandes herejías que se fueron creando al respecto entre los primeros cristianos, por ejemplo, Marción.

   Jesús es Amor en estado puro, es decir, es Amor como Conocimiento. El Conocimiento que ofrece Jesús es un conocimiento que no se agota en la superficie de la razón, sino que penetra hasta las más recónditas dudas que emergen de la razón humana. El Conocimiento que ofrece Jesús es aquel que lleva a desentrañar los mayores secretos que asaltan a la mente humana, a saber, quién es Dios, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO

Para entender quién es Jesús para el Padre, no podemos desviarnos de la naturaleza cósmica de Jesús y llegar a interiorizar el hecho de que el ser humano no es más que una “especie” más, otra “conciencia” más de este universo infinito y en constante transformación. Eso que llamamos vida inteligente, consciencia, razón, etc., etc., no nació aquí en la Tierra, ni mucho menos. Desde la óptica que manejamos aquí, la vida ha sido sembrada en este paraje espacial, como en tantos otros. Infinitas son las moradas del Padre. 

Dios es Amor y perdón. El Conocimiento es el camino hacia el Amor y el Perdón

   Para entender bien quién es Jesús para el Padre hay que ver la relación de Jesús con el Padre. El Padre es amor puro, es perdón, es conocimiento absoluto y su gran poder no trata de imponer, sino de dar a conocer. Qué da a conocer: la maravilla de Ser. Ser Conciencia, ser parte de lo que nombramos universo y que encierra, en sí mismo, todas las formas posibles de Ser de cada una de las conciencias por el Padre creadas. Jesús vino a enseñar el camino hacia el Padre. Su misión era de enseñanza, pero no la enseñanza que descansa en la tradición, en los mil y un preceptos que guardar, sino en el conocimiento que lleva a la inmortalidad, a no gustar de la muerte. Por eso fue tan mal visto por las autoridades de las distintas corrientes judías de su época, pues su forma de ver y entender la relación del hombre con Dios descansaba en otro tipo de conocimiento. Para llegar al Padre no hace falta ni templos ni guardianes de la fe, sino la más fundamental ley del universo: amar.

PADRE PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN

   Para el Padre, Jesús representa la conciencia de Ser que ha llegado a “entender” quién es el Padre, el Conocimiento absoluto. Para el Padre, Jesús representa el camino a seguir por la conciencia humana, una conciencia más de la infinidad de conciencias que “pueblan” este majestuoso universo.

El Reino de Jesús no es de este mundo

El Reino de Jesús ya llegó a ese conocimiento de quien humanamente se denomina “Dios”. Más aún, solo al Reino de Jesús se le ha dado la potestad de dar a conocer al reino de los hombres el “verdadero” rostro de Dios, el camino hacia el mayor conocimiento al que una conciencia puede aspirar, el camino hacia el Padre. Ese conocimiento no trata de un viaje hacia afuera de cada conciencia, sino hacia dentro. No trata de descubrir los confines del universo, sino que cada conciencia pueda ver dentro de sí la maravilla de todo el universo.

 A MODO DE CONCLUSIONES

Para entender la naturaleza de Jesús desde el horizonte del Padre, no podemos obviar el carácter cósmico de Jesús. No son pocas las mentes demasiado estériles que les es imposible si quiera de entender que lo que para ellos es imposible, en un momento y en un espacio determinados, para otros pueblos cósmicos puede ser un juego de niños. Seguir viendo las naturalezas cósmicas con los ojos de la ignorancia humana que se jacta a sí misma de ser los únicos y supremos, es caer, una y otra vez, en abismos insondables.

   Para el Padre, Jesús representa la Conciencia enviada para abrir a la conciencia humana los horizontes de Ser. Para el Padre, Jesús representa el camino humano hacia Él. Solo a través de Jesús es posible encontrar la senda hacia el Conocimiento Supremo que representa el Padre mismo.  No se trata, obviamente, de unas olimpiadas matemáticas. Las ciencias humanas no son más que formas de tocar a la puerta de aquel otro conocimiento que no se sustenta en lenguaje alguno, sino que emana de la sensación y experiencia de amar y perdonar. Está demás decir que para conocer a Jesús no hace falta si quiera haber oído de él o del cristianismo, esa desviación programada del mensaje prístino de Jesús. Cualquier que siga la sugerencia de Jesús de amar y perdonar, ante    todo a los enemigos, conoce a Jesús y quien conoce a Jesús, puede llegar a conocer al Padre que lo envió.

   Muchas gracias por su atención y recuerden, hagan bien, no miren a quien, y encontrarán la senda que lleva al Reino de Jesús. Hasta la próxima semana. 

BOCETO A PRESENTAR EN EL PRIMER PROGRAMA DEL CANAL DE YOUTUBEUNIVERSO ABBA, que muy pronto comenzará su andadura por estos mundos de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *