QUÉ SIGNIFICA LA SEGUNDA VENIDA DEL MAESTRO

El Maestro, en su primera venida, en su encarnación humana, tenía una misión muy clara como Enviado del Padre, a saber, advertir que los tiempos de esta morada de los hombres, La Tierra, donde el Mal reina a sus anchas desde casi los mismos comienzos de esta última humanidad, estaba llegando a su fin. Como tal, las conciencias humanas, que, vida tras vida, van experimentando su existencia, debían “limpiar” sus emociones y sentimientos nocivos producto de las mismas encarnaciones. En otras palabras, para habitar la renovada morada del Padre y vivir los nuevos tiempos en plena consciencia de ser hijos de Dios, deberían purificar todo aquello que humanamente les había alejado del Padre, del Amor. Jesús no vino a perdonar pecado alguno, ni a condenar a infiernos, ni a crear doctrinas inhumanas, sino a enseñar al hombre a liberarse de esos males que emergen por la misma libertad que representan las conciencias y así poder entrar en los nuevos tiempos.

Jesús vino a fijar tiempos y abrir caminos para liberar a los hijos de los hombres

Jesús no solo vino a señalar que los nuevos tiempos estaban por llegar, sino que vino a enseñar a los hijos de los hombres cómo limpiar su espíritu de todo aquello que lo alejó de la Fuente, del Amor del padre y que, de no hacerlo, los alejaría de esta morada del Padre, la Tierra. El remedio es muy sencillo, es a través del amor y del perdón. Quien sea capaz de encontrar el camino al amor y al perdón hacia sus hermanos, hacia las otras conciencias, habrá encontrado la llave que lo conducirá a los nuevos tiempos.

LA SEGUNDA VENIDA Y LOS NUEVOS TIEMPOS

Hablar de los nuevos tiempos y la Segunda Venida es hablar de la naturaleza cósmica del Maestro. Por qué convirtieron la conciencia del Maestro en un Dios. El Maestro tiene la respuesta y es porque los hijos de los hombres aún siguen buscando a Dios fuera de ellos mismos, fuera de su conciencia. No se percatan de que el reino de Dios, el conocimiento, está dentro de ellos, es su propia conciencia. Para las doctrinas eclesiales esto pudiera parecer una profanación a sus interpretaciones, pero la realidad es que para el Maestro es parte de su enseñanza porqué es parte de sí mismo, de esa conciencia cósmica que ha encontrado el camino hacia Dios. Aclaremos, hacia ese Dios que no emerge de la mente humana, del ego humano, sino que emerge del Amor que sostiene y transforma cada conciencia en su devenir por las existencias. Olvidar la esencia, olvidar de dónde venimos, es transitar por la mente, por los miedos que van aflorando en dicha mente cuando va descubriendo el mundo de su existencia.

El Mal está llamado a ser desterrado de esta morada del Padre

   La Segunda Venida del Maestro significa, al menos, dos cosas. Por un lado, el Mal será desterrado de este planeta. Qué significa esto. Que las conciencias humanas sobrevivientes a la Gran Tribulación o aquellas otras que encarnen en los nuevos tiempos, no basarán sus vidas, su existencia, en el mal, sino en la conciencia que son. El Maestro no regresa solo. El Maestro no es un ente abstracto, un concepto, una entelequia, sino una Conciencia, la más elevada que ha pasado y pasará por este hermoso planeta azul. Pero el Maestro también representa a un “pueblo”, a una “raza” cósmica” que ya ha encontrado el camino al Padre, a esa Conciencia Suprema, de donde todo mana y a donde todo regresa en un baile sin fin. Son las iglesias construidas en nombre de Jesús quienes han elevado a la naturaleza de Dios al Maestro y lo han hecho en un principio por ignorancia y más tarde por el interés de esclavizar a las conciencias humanas a todo tipo de miedos y, de esa manera, poder dominarlos para su propio beneficio mundano. Por otro lado, la Segunda Venida del Maestro significa un cambio de paradigma en las relaciones humanas. No solo un cambio de relación del hombre consigo mismo, sino del hombre con esas conciencias cósmicas que ayudarán a las conciencias humanas en estos nuevos tiempos. En suma, habrá un cambio en el conocimiento. Un conocimiento que se abrirá al cosmos y a esa realidad que, en el fondo, no existe propiamente porqué cambia con la misma conciencia.

La Segunda Venida del Maestro es, en suma, la apertura del ser humano a los nuevos tiempos que, no olvidemos, el Maestro de Maestros, Jesús de Nazaret, anunció en su encarnación humana.

LA SEÑAL DE LOS NUEVOS TIEMPOS

La señal de los nuevos tiempos es, en esencia, la misma encarnación de esa conciencia cósmica que ha venido, en primera persona, a dejar un mensaje para la posteridad, para aquellos llamados a ser testigos del cambio de paradigma de los hijos de los hombres. Muchos solo ven las señales, en muchos casos erróneamente, solo se preocupan de las señales físicas sin tomar conciencia que, al Maestro, poco o nada se detiene en ellas, salvo para advertir que cuando esto suceda, sabed que estoy a las puertas.

   ¿Por qué las señales? Una de las misiones del Maestro ante el anuncio de los nuevos tiempos es no perder una sola conciencia, encarnada, que fue entregada a él para ayudar en su misión ¿por qué habrían de perderse esas conciencias habilitadas, por decirlo de algún modo, para ayudar a los hijos de los hombres en su apertura a las estrellas? Porqué toda conciencia es libertad pura. Y toda conciencia cósmica sigue teniendo esa libertad en su encarnación humana y puede “contaminarse”, “contagiarse”, de los males humanos. El peor mal que puede experimentar cualquier conciencia elevada es separarse de la Fuente, de Dios mismo, y es muy fácil en los predios humanos acercarse a esa separación. Cuántos buenos hombres, cuantas almas realmente sedientas de amor y paz, no se han dejado arrastra a los infiernos humanos cuando han confundido su misión y se han entregado a las fauces de la venganza, de la justicia por cuenta propia. El Maestro nos dio una última lección en la cruz cuando dijo aquello de “Padre, perdónalos, no saben lo que hacen”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *