EL REINO DE DIOS Y LA CONCIENCIA DEL PADRE

   Comencemos bien. El Reino de Dios está dentro de vosotros, decía Jesús a aquellos oyentes que no comprendían la naturaleza de tan insigne Ser. El Reino de Dios no está en ningún lugar porque está en todo, lo permea todo, lo impregna todo.

Pide y se os dará
El que busca, encuentra…al que llama, se le abre…nada hay oculto en el Reino del Padre

El Reino de Dios es el Conocimiento mismo del Padre y solo se accede a dicho conocimiento a través de la Conciencia. Consciencias que pueblan este universo infinito, consciencias que al nacer se eternizan y vibran con la Conciencia del Padre cuando despiertan a su propia Conciencia de Ser. Señalar ese despertar al Padre, al Reino de Dios, fue la misión encomendada a Jesús de Nazaret entre los hijos de los hombres, a esta raza cósmica que fue creada como tantas otras a través de los eones. Jesús siempre se señaló a sí mismo como un enviado, jamás intentaría suplir a Dios porque él sabía perfectamente en qué consistía el alfa y omega de la creación misma. Dios no tiene barbas ni mantos ni templos ni exige a las consciencias creadas una sumisión a mandatos absurdos surgidos de una mente humana ignorante de sí misma. Una ignorancia que era necesaria para  que la conciencia pudiera descubrirse a sí misma y maravillarse de la creación. El Conocimiento no intenta descubrir, sino maravillarse y crear, seguir creando nuevas realidades.

  EL REINO DE DIOS ENTRE LOS HIJOS DEL HOMBRE

   La vida consciente, orgánica e inorgánica, vibra por todo el universo, vibra por todo el  Renio de Dios. Hasta un electrón elige su próximo movimiento porque en sí mismo tiene todas las posibles órbitas, todos los posibles “lugares” en dónde vibrar, todos los posibles niveles de “energía” donde interactuar. Su elección, si se preguntan, depende de cómo y por quién se sienta “observado”.

Todo el universo es Dios
La Conciencia de Dios impregna todo el universo

El nacimiento de la Conciencia de Ser en las conciencias que pueblan el universo es fruto de un “pensamiento” de Dios mismo. En cierta medida, para entendernos, Dios mismo se manifiesta en parte de esas consciencias, en eso que llaman materia, orgánica o inorgánica, repito, como conciencia de sí mismo creando las conciencias que pueblan el universo. Las conciencias cósmicas, no importa de qué espacio-tiempo estemos hablando, son como conciencias fractales del Padre. Dios no es ajeno a sí mismo, sino que se manifiesta como un Todo en cada una de esas conciencias que preñan el universo. Crecer en Dios es crecer en el conocimiento de sí mismo a través de ese tupida selva de la consciencia. Los hijos de los hombres, en esta última humanidad, han sido guiados por seres como Jesús de Nazaret. Un Ser que vino a enseñar el camino hacia ese conocimiento del Padre. Un camino que tenía que abrirse paso entre la maraña de una consciencia, de una mente, de un ego, que estaba ebria de sí misma, que confundía lo que sus sentidos le mostraba con la esencia de lo que era.

La brújula es el Conocimiento
El lenguaje de Dios es el conocimiento, primero hacia dentro, luego hacia afuera

La consciencia siempre se maravilla al descubrirse como Conciencia. Los caminos para ese despertar son infinitos porque cada consciencia es única en forma y desarrollo. No hay dos gotas iguales de agua en todo el océano. No hay dos miradas que observen lo mismo cuando contemplan el mismo cielo nocturno.

EL REINO DE DIOS Y JESÚS

   Los hombres se extrañan de que nadie vuelva de la muerte y por ello, erradamente piensan, la muerte es el fin. Lo que puede haber más allá de este período de consciencia humana, dicen, es una cuestión de fe. Jesús no vino a enseñar a los hijos de los hombres ninguna fe, sino un camino, el camino hacia el Conocimiento, el conocimiento del Padre, el Conocimiento que lleva a la Conciencia que es eternidad porque es parte de Dios mismo.

Solo existe la Conciencia
El espacio tiempo es un producto de la consciencia, no un rasgo de la Conciencia

Las formas de lo que llaman materia pueden ser infinitas porque las posibilidades de ser son infinitas, pero la Conciencia que emerge es una aunque se vista de infinitud. Cada Conciencia de Ser que emerge en el universo es una con el Padre. Jesús vino a sembrar la sed por ese conocimiento que es Dios para que el ser humano, los hijos de los hombres, como uno más de los sembradíos de Conciencias del Padre, emergieran a la vida eterna de una manera consciente. Para ello señaló el camino, muy sencillo, demasiado sencillo para no entenderlo, pero que es ocultado por uno de los rasgos más innatos en las vidas orgánicas con consciencias, el miedo. El miedo te encierra en ti mismo. Ese camino que señaló hacia el Conocimiento, hacia el Reino de Dios, es un forma de comportarse ¿Qué forma y con quién? Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. En paralelo, aprende a perdonar y pedir perdón. ¿Por qué? Porque cada vez que te alejas de otras Conciencias de Ser, cada vez que te alejas incluso de la naturaleza que te rodea, del planeta que maltratas y de las otras formas de vida “animal”, lo único que haces es alejar de ti a Dios, es alejarte de ti mismo, deformar lo que no se puede deformar.

Los caminos del electrón
Hasta un electrón escoge su camino

Si hubiese una ley universal más allá de las leyes cambiantes del universo, sería la que diría que Dios no puede dejar de ser Conciencia de sí mismo.  Cuando comprendas que todo y todos estamos interrelacionados e interconectados, comenzarás a disfrutar de cada tiempo que estés conscientemente conectado a tu Conciencia de Ser. No hay secretos ni rarezas. El Amor, y su otro rostro, el perdón, no es una utopía ni un logro de la mente humana, es un rasgo del universo, es la capacidad de crear y recrear. Por el Amor creamos y a través del perdón, cuando nos alejamos de nuestra esencia, podemos volver a crear. El universo y tú son una y la misma esencia, esencia de Ser, Conciencia de Ser.

EL REINO DE DIOS Y EL RETORNO DE JESÚS

   Jesús vuelve, sí, y no en una Harley. En estos tiempos donde parte del conocimiento de los hijos de los hombres apunta hacia las estrellas, el retorno de Jesús no es ciencia ficción.

La vuelta
El retorno de Jesús está a las puertas y pocos pueden verlo…su ceguera, la sobredosis de sí mismos

La ciencia ficción sigue siendo la ceguera espiritual de una especie llamada a despertar al Ser, a su Conciencia de Ser para formar parte de una de las moradas del Padre. El Mal, que no tiene cola ni huele a azufre, que no es más que la libertad de Ser erradamente ejecutada, ha preñado este mundo de inconsciencia y dado demasiado valor al miedo. El miedo es propio de la inconsciencia y del desconocimiento. Y el Mal se ha encargado de fomentar bien esas dos actitudes en el hombre mismo. El Mal ha sido sembrado por tantos seres inconscientes que se han apoderado de las sociedades humanas y han construido y dirigido dichas sociedades en base al miedo, al terror, a la esclavitud de unos seres sobre otros.

Busca en tu interior
No busques fuera lo que está dentro de ti

Pero los tiempos del Mal están llegando a su fin, guste o no a los lacayos de la inconsciencia. En la sociedad que emergerá tras el retorno de Jesús, el hombre tendrá como pan de cada día el mirar hacia dentro de sí para construir su futuro que es el futuro de todos. No habrá miedos. No habrá engaños. No habrá tentaciones ni fiestas que guardar. Habrá conocimiento que se expandirá con la fuerza del amor.

   Muchos temen cómo se llegará a esa sociedad humana donde el Mal ya no ejercerá el control sobre los hijos de los hombres y no es para menos. Pero el que ha sabido seguir las enseñanzas del Maestro, aunque no haya oído hablar de él, aunque sea un ateo convencido, aunque sea perseguido por causa de venerar al hombre y no a ideologías de todo tipo,  no tiene nada que temer, pues el Reino de Dios ya está en él. No son tiempos fáciles, pero el parto debe seguir su curso, pues es un proceso indetenible y sí, se han acortado los días porque de seguir la humanidad en su ceguera, no habría forma de rescatar a uno.

La conquista del cosmos
Internet nació con un fin cósmico y no es bajar música gratis

No crean que el salto a las estrellas ha llegado de la mano de la lógica del desarrollo humano ni crean que la llegada de la red es una consecuencia lógica de los estudios humanos. El empujón, las clases particulares tuvieron su lugar en esas mentes abiertas al conocimiento. Sin querer o sin pretenderlo, han empujado a los hombres al camino correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *